¿De qué color pinto mi negocio?

¿De qué color pinto mi negocio?

Numerosas investigaciones impulsadas desde el campo de la psicología demuestran que los colores ejercen un efecto directo sobre nuestro estado anímico. De ahí la importancia de cuidar este detalle a la hora de pintar las paredes de tu negocio. Si bien hay profesionales en interiorismo que pueden asesorarte acerca de la opción más adecuada —existen cursos específicos que proporcionan esta formación—, desde Pintor Luna  te  hemos resumido los beneficios que pueden aportarte cada tonalidad.

edificio-42-pintor-luna

Ten en cuenta el sector al que pertenezca tu comercio o empresa, ya que ésta es una variable importante a la hora de hacer tu elección.

  • Rojo. Estimula la vitalidad y la atención, por lo que está especialmente indicado para quienes desempeñan tareas que exigen una gran concentración, como los correctores de textos.
  • Marrón. Al igual que otros colores naturales, como el beige, tiene un efecto relajante.
  • Naranja. Este color favorece la interacción y una relación amigable e informal entre los trabajadores. Por este motivo, esta opción es especialmente recomendable para aquellas organizaciones que pertenezcan al ámbito de la comunicación o la publicidad.
  • Amarillo. Es un buen aliado de la creatividad y el trabajo intelectual. En concreto, los tonos pálidos ayudan a mantener la energía y que el rendimiento no decaiga. Por esta razón, se trata de una opción muy válida para aquellos negocios en los que se lleven a cabo labores rutinarias o repetitivas.
  • Verde. Esta tonalidad estimula la concentración y la creatividad. Es por ello que está especialmente recomendada para quienes estén pensando en un cambio de estrategia o tengan en mente abrirse a nuevos mercados.
  • Azul. Además de dar una sensación de paz y tranquilidad, contribuye a la introspección y a analizar nuestras emociones. Es una buena opción para aquellos negocios en los que se produzcan habitualmente sensaciones de estrés, ya que el azul ayuda a templar los ánimos. Asimismo, también es muy aconsejable para los profesionales autónomos que desempeñen trabajos de creación, como los escritores o los diseñadores gráficos.
  • Blanco. Favorece la objetividad y el trabajo intelectual, por lo que es una buena alternativa para quienes requieran concentración (como los diseñadores, los delineantes o los contables). Además, irradia sensación de asepsia, orden y control.

Fuente: quecursar.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *